Close

¿Qué buscar?

Diseño creativo

El inicio de todo…

Cuando intentamos innovar, siempre hay alguien que dice: "Yo ya tengo una herramienta que hace lo mismo y no quiero cambiarla, ¿por qué debería hacerlo?". A esa persona es precisamente a la que queremos convencer. Si lo conseguimos, podemos estar seguros de que estamos ante una verdadera innovación. Mi parte favorita de esta tarea es la primera etapa, en la que me reto intelectualmente a mí mismo a encontrar esos elementos que añadiremos a nuestro producto o el cambio que llevaremos a cabo para ayudar a nuestros usuarios finales. Tienen que ver que hemos pensado en ellos mientras desarrollábamos nuestro producto y que de verdad estamos buscando la forma de mejorar su trabajo haciéndolo más cómodo y agradable. El mayor reconocimiento a mi trabajo es que un usuario final me dé las gracias por una nueva herramienta. En ese momento, sé que he marcado la diferencia.

Benoît Lefrançois , Ingeniero mecánico de Chicago Pneumatic

Para convertir una simple idea en una innovación se necesita visión y determinación. Cuando los ingenieros formulan una idea, deben demostrar su valor y compartir su visión en cada etapa del desarrollo. Siempre tienen que poder responder a esta pregunta: ¿marcará la diferencia esta idea? Si la respuesta es sí, hay que hacerla realidad, sean cuales sean los problemas y dificultades por el camino.

Un desafío

Intercambio de ideas en Chicago Pneumatic

De hecho, el mayor desafío para los ingenieros de I+D de Chicago Pneumatic es el de crear un nuevo producto que no solo haga bien el trabajo sino que suponga una verdadera diferencia y aporte valor añadido al usuario final en su trabajo diario.

Para afrontar este reto, nuestros diseñadores creativos dedican mucho tiempo a entender a los usuarios finales y los problemas que tienen que solventar cada día al usar nuestras herramientas. Los verdaderos problemas salen a la luz al observar a los operarios de las herramientas en su entorno diario. Nuestros ingenieros escuchan constantemente a los clientes, ya sea al estar físicamente con ellos o al recopilar sus opiniones para profundizar en sus necesidades. También trabajan codo con codo con el equipo de marketing para desarrollar nuestro proceso para dar voz al cliente y, así, entender las necesidades del cliente e incluso anticiparse a ellas.

Pensamiento creativo: del problema al concepto

Después llega el turno del pensamiento creativo, donde convertimos estos problemas o necesidades en soluciones y, a continuación, en conceptos creativos. Se trata de un proceso permanente: nuestros ingenieros de diseño tienen nuevas ideas que se organizan según los desafíos y se almacenan hasta que las necesitamos durante el desarrollo de un producto. Esto favorece la verdadera innovación y el desarrollo más rápido del producto. Cuando se han identificado los conceptos del producto, se añaden a la pizarra y pasamos a la creación de los nuevos elementos de la herramienta que posibilitarán soluciones y mejoras.

Nuestros ingenieros de diseño utilizan dos técnicas: el diseño basado en volumen para crear piezas mecánicas y el diseño CAD basado en la superficie para el aspecto de la herramienta. 

Este es el desafío: una vez diseñada, la herramienta 3D pasa al departamento de simulación, donde se comprueba su rendimiento. En función de los resultados, este proceso puede repetirse hasta que se cumplan los objetivos de diseño y rendimiento en el software de simulación. En esta fase se requiere una sólida cooperación para optimizar la geometría de la herramienta con el objetivo de conseguir la máxima potencia. Cuando lo conseguimos, pasamos a la siguiente fase: intentar hacer las piezas más ligeras para mejorar la ergonomía de la herramienta. En este punto se realiza otra ronda de simulación. Mejorar el diseño ergonómico es la parte más importante y compleja del proyecto. Si el software de simulación revela que una pieza presenta fallos en esta etapa, el diseño tiene que volver literalmente a la pizarra y empezar a trabajar de nuevo en la pieza.

Hay una gran sinergía entre el mecanismo interno de la herramienta y la creación de su diseño. El diseño creativo forma parte de cada etapa de desarrollo del producto y es el objetivo clave de I+D para descubrir nuevas funcionalidades.